Lagrimas furiosas caen de sus mejillas.
¿Qué quieres de mí?
Una palabra fue basta.
Todo
Y ella vuelve a caer,
(Otra vez)
  Como ayer, como mañana,
Como siempre.
Porque dar todo de sí, es recibir,
(Aunque sólo sea una minúscula parte, de él)

3 comentarios:

  1. el amor algunas veces te vuelve ciego.

    ResponderEliminar
  2. Te sigo !! , pasate por el mio !!!

    http://train-coollife.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  3. Hola bello e íntimo blog, leales entradas, si te gusta la palabra infinita,la poesía,te invito al mio,será un placer,es,
    http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
    gracias, buen jueves, besos soleados...

    ResponderEliminar